viernes, 4 de noviembre de 2022

¿Te acuerdas de Onésimo Sánchez?


- Mito de nuestras colecciones, un delantero que jugó para varios equipos de la Liga Española y al que podemos seguir viendo por los campos de fútbol, aunque cumpliendo con las labores de entrenador. Hasta hace muy poco, Onésimo estaba entrenando al filial del R.C. Celta.

Vimos su rostro en los cromos del Real Valladolid, Rayo, Cádiz, Sevilla y hasta en un Barça que ya se estaba componiendo para convertirse en el temible "Dream Team". Ahí no pudo triunfar.
Jugó un buen número de partidos en Primera División, pero también tuvo que jugar para equipos de menor nivel, sobre todo para ir cerrando su trayectoria. En las filas del Palencia, Onésimo Sánchez González puso fin a su carrera deportiva en el 2002.

- Nació en Valladolid (España), el 14 de agosto de 1968. Por sus características físicas, el pobre recibió unos motes un tanto crueles: "La Peonza de Pucela", "Chincheta", "Obésimo"... No se portaron bien con él.
Sin embargo, fue un extremo diestro que ofreció un buen juego por La Liga, un jugador con gol y oficio que desarrolló sus inicios en la cantera del Real Valladolid. Entonces, algunos le veían cierto parecido con el astro argentino Diego Armando Maradona.
Tras destacar en el Valladolid Promesas, Onésimo ya sería llamado por Xabier Azkargorta para cumplir con sus primeros minutos en Primera, en un partido en casa con victoria y frente al Sevilla (1-0).

Por Zorrilla aún dejaría sus primeros goles en la máxima categoría, en la que seguiría jugando como miembro del Cádiz. En su única campaña con el conjunto andaluz, el pucelano no pudo ver puerta.

Onésimo pasaría a la cantera del F.C. Barcelona a finales de los ochenta. Se vieron buenas aportaciones con el filial, y eso sería suficiente para ganarse unas oportunidades con la escuadra de Johan Cruyff.
Se le concederían un par de apariciones con el "Dream Team" de los Michael Laudrup, Julio Salinas y Ronald Koeman, ante equipos como el Castellón y Mallorca. Sin embargo, la competencia era muy alta como para ganarse el sitio. Por cierto, por allá también andaba su paisano Eusebio Sacristán.

Volvería a Valladolid para empezar a mostrar su mejor nivel, aunque también sería testigo del cruel descenso de la campaña 1991\92. Onésimo ayudaría con sus goles a que el equipo de su tierra recuperase la categoría y luego se uniría al Rayo Vallecano.



- Con el Rayo también lamentaría un descenso y celebraría un ascenso, mostrando su lado más goleador antes de contar con la ocasión de fichar por otro de los clubes más poderosos de nuestra liga.
Pero Onésimo parecía gafado, ya que con el Sevilla no le iría mucho mejor. Aunque tuvo bastantes apariciones por el Sánchez Pizjuán, en lo colectivo hubo que llorar un inesperado descenso a la categoría de plata, en la temporada 1996\97.

Ya no se le volvería a ver compitiendo por Primera, una división en la que jugó 221 partidos e hizo 21 goles. Onésimo Sánchez volvería a pasar por el Rayo Vallecano y acabaría su trayectoria profesional tras jugar para Burgos y Palencia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Te acuerdas de Sánchez Pose?

- Hay cromos que son más fáciles de recordar que el propio jugador. Eso sucedió con Sánchez Pose, un delantero que compitió durante unos año...